Nace una asociación para frenar el crecimiento de la cantera de Alcover

Reunio Alveolus

Reunio Alveolus

Casi un centenar de personas se acercaron ayer hasta el edificio del ADF de l’Albiol para dar soporte o simplemente informarse de la actividad que llevará a cabo la recién nacida asociación Alveolus, una entidad surgida para luchar, principalmente, contra la posible expansión de la cantera de Alcover hacia l’Albiol, algo que según explicó el presidente de la nueva entidad, Carles de Ahumado «está pendiente de informe por parte de Medi Ambient» y considera que el crecimiento de la pedrera es «desmesurado». Es por ello que Ahumado anunció que hablará con otros municipios afectados para poder aumentar el número de socios de la entidad.

La asociación Alveolus se comenzó a gestar en octubre del 2010, momento en que los miembros que actualmente forman parte de ella –alrededor de una veintena– tuvieron conocimiento de la extensión de la cantera de Alcover hasta el municipio de l’Albiol. Fue entonces cuando, según explica  Ahumado, «promovimos la creación de Alveolus».

Para darse a conocer al público, la entidad llevó a cabo su presentación junto a una mesa redonda en la que se debatió el desarrollo social y económico del medio rural. A este acto asistieron distintas personalidades relacionadas con la temática entre las cuales se encontraba Ahumado; Anton Mestre, de la asociación Defensa del Territori i Patrimoni de Riudecols (DELTERPA); Margarida Genera, del Departament de Cultura de la Generalitat; Francesc Magrinyà, de la Universitat Politècnica de Catalunya; Màrius Domingo, ornitólogo; y Josep Oliveras, de la URV.

Proteger el entorno

Durante la mesa redonda que se celebró en l’Albiol se expusieron otros asuntos de interés para la zona. Así, entre otros, se debatió acerca de la posibilidad de su desarrollo a nivel turístico o de recuperación del patrimonio.

Publicat al Diari de Tarragona 20/06/2011

El Futur de l’Albiol

Taula Rodona i presentació de l’Associació Alveolus

19 de Juny a les 11 h. a l’Albiol Edifici de l’ADF

En l’actualitat, les empreses d’extracció d’àrids,  son presentades per les administracions com a la única alternativa viable de desenvolupament econòmic davant la falta de recursos dels municipis afectats per les pedreres.

És possible un altre model de desenvolupament social i econòmic, promogut per la pròpia gent que viu a l’entorn i que no generi la destrucció del medi rural ?

Davant d’aquesta pregunta, neix Alveolus, una associació que qüestiona la imposició de una pedrera al municipi de l’Albiol i que pretén generar nous diàlegs  per a determinar les bases d’un creixement sostenible al territori.

Conèixer la història i patrimoni d’un lloc, i viure el dia a dia, son fonaments bàsics per a aprendre a estimar el territori i fer-lo créixer amb garanties de futur per a les pròximes generacions.

PONENTS

– Antoni Mestres (DELTERPA)

  • Conviure amb una Cantera.

-Dra.. Margarida Genera i Monells Departament de Cultura de la Generalitat. Gestió del Patrimoni Cultural de Catalunya.

  • La prehistòria entra la geologia i la història.

Dr.. Francesc Magrinyà (UPC)

  • El futur sostenible de l’urbanisme a l’Albiol

Màrius Domingo (ornitòleg)

  • La Importància Faunística de les Muntanyes de Prades

Dr.. Josep Oliveres (URV)

  • Ordenació Territorial a Tarragona

Carles de Ahumada Associació Alveolus

Vecinos del Villa Urrutia denuncian al restaurante por las fiestas nocturnas

Los vecinos de la urbanización Masíes Catalanes, perteneciente al municipio de L’Albiol, más próximos al restaurante Villa Urrutia han iniciado una particular cruzada para defender su derecho al descanso. Gisela Cañadell y su marido Juan Carlos, acompañados por el matrimonio formado por Montse García y Joan Poblet, llevan ya tiempo denunciando al restaurante por, según ellos, ser el responsable de que los fines de semana no puedan descansar por la noche.

«No podemos dormir», explica Gisela, quien añade que «los fines de semana organizan celebraciones en una carpa exterior y la música llega hasta dentro de nuestras casas. Es como si tu tuviésemos una discoteca al lado». Otro de los problemas que estos vecinos han denunciado se produce en el exterior del recinto. «Muchos de los clientes que vienen a estas celebraciones aparcan sus coches delante de nuestras casas, y salen a drogarse o a orinar. Además, por las mañanas nos encontramos vasos y suciedad por todas partes». Tanto Gisela como Joan explican que «al principio íbamos a decirles que bajasen la música, pero no nos hacían caso».

Ante esta situación, en enero del año pasado Gisela inició una recogida de firmas entre los vecinos de Masies Catalanes, llegando a reunir una treintena. El siguiente paso fue denunciar los hechos en el Ayuntamiento. Esta vecina insiste en que «la licencia de actividades (a la que ha tenido acceso el Diari) asegura que la cobertura del proyecto de actividad de restaurante sólo incluye el edificio del restaurante con dos plantas. Pero en ningún momento se incluyen los espacios exteriores».

En fecha de 19 de marzo de 2010, el consistorio hizo un anexo  en esta licencia donde se obliga al restaurante, entre otras cosas, a controlar que sus clientes no aparquen delante de propiedades de tercera personas, a eliminar la música alta, o evitar que  se consuma alcohol o drogas en el entorno del restaurante. Según Gisela, «ninguna de estas obligaciones las están cumpliendo». Los vecinos afectados aseguran que han puesto en venta sus casas, porque «así no podemos vivir» y recuerdan que «si usasen el edificio de dos plantas y lo tuviesen insonorizado no tendríamos ningún problema»

Por su parte, el alcalde de L’Albiol,  Carrasco, recuerda que «el Ayuntamiento está para hacer cumplir la normativa y es evidente que este restaurante, durante un tiempo, no la ha cumplido». Carrasco también explica que «hemos delegado el caso a los Mossos y me consta que ya han abierto varios expedientes y que actualmente se está a la espera de hacer otro». Por último, el alcalde insiste en que «no tenemos ningún problema con Villa Urrutia, siempre y cuando cumplan la normativa y no molesten a nadie».

El dueño se siente perseguido

Llorenç Muñoz, propietario del restaurante Villa Urrutia, no entiende las quejas de esta vecina. «Desde que llegó a la urbanización hace dos años me está haciendo la vida imposible. Me siento perseguido por ella». Este joven empresario se defiende diciendo que «la música sólo se pone dentro del edificio y, teniendo el jardín que tengo, es normal que monte las bodas fuera». Respecto a las obligaciones que le marca la licencia, Llorenç Muñoz afirma que «las cumplo cada día. Salvo algún caso puntual, es imposible que la fiesta se alargue más de las 3 de la mañana». Por último asegura que «llevo muchos años dedicado a esto y me he ganado una reputación, sin tener ninguna queja. Además, muchos vecinos de Masíes Catalanes están conmigo».

Publicat al Diari de Tarragona el  03/06/2011